Seguidores

lunes, 3 de noviembre de 2014

Habas con jamón en 10 minutos.

Habas con jamón

 Para rebañar la pata de jamón y no desperdiciar nada, cuando vamos dándole formaa la pata para conseguir un buen corte, salen muchos recortes y utilizarlos así , con habitas, viene muy bien para una guarnición con  un pescado o una carne o  como plato único para cenar, está muy bueno.


Ingredientes: Jamón serrano 150/200g., Un bote de habas baby 500g. (o si es temporada habas frescas), aceite de oliva, una hojita de laurel, un diente de ajo, medio vaso de agua y una cebolla.


1º- Ponemos a calentar la sartén, con el fondo cubierto de aceite de oliva, echamos la cebolla  y el diente de ajo picados, damos unas vueltas, y añadimos el jamón, tambien picadito. Moreamos durante 5 minutos.
2º-Lavamos en un escurridor las habas bajo el grifo y se las añadimos a la sartén  del sofrito, más la hojita de laurel y medio vaso de agua, dejamos a fuego lento hasta que se consuma el agua, unos 5 minutos.( el agua  hace que las habas se impregne con el sabor del jamón)

El milagro de las habas:
  1. Esta legumbre es muy rica en fibra por lo que va fenomenal para combatir el estreñimiento.
  2. Reducen el colesterol LDL o malo, su fibra atrapa y elimina las grasas de los alimentos.
  3. Contiene sales minerales, carbohidratos y vitaminas del grupo B
  4. Su contenido en lecitina  y colina desplazan el colesterol, el  que se iba a depositar en las paredes de las arterias formando las placas de ateroma.
  5. Por alto contenido en proteínas, las habas son altamente energéticas, lo que viene divino para personas que tienen una alta actividad física.
  6. Es beneficiosa para diabéticos, porque su contenido en glúcidos es muy bajo y  la fibra lentifica la asimilación, del azúcar que contiene, del intestino a la sangre.
  7. Son diuréticas, ideal para personas con problemas de retención de líquidos.
  8. La única precaución al comerlas es que pueden causar flatulencias esto ocurre debido a los oligosacáridos que contienen las legumbres que son moléculas muy grandes que no pueden ser absorbidas por el intestino delgado pasando enteras al intestino grueso donde son fermentadas por las bacterias allí presentes.